BUSCADOR |  EmpresasNoticiasPrecios ganaderíaCompraVentaCursosForosEmpleoTienda
¿Dónde estoy?   Portada   Noticias   Noticia

 Noticias Ganaderas

PORTADA

| España | Internacional

ESPAÑA
Entrevista Elena Espinosa
El sector ganadero de raza pura desempeña un papel principal en el panorama pecuario nacional
No podemos prescindir de él si queremos garantizar la biodiversidad y el desarrollo sostenible del medio rural español”.
02/08/2010 Feagas

Elena Espinosa, Ministra del Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, ha concedido una entrevista a FEAGAS en la que, entre otras cosas, afirma que “el sector ganadero de raza pura desempeña un papel principal en el panorama pecuario nacional, constituyéndose en una herramienta de la que no podemos prescindir si queremos garantizar la biodiversidad y el desarrollo sostenible del medio rural español”.

Añade la Ministra del MARM que “es por ello que se debe prestar una especial atención al mantenimiento de todos los sectores ganaderos, atendiendo de forma específica a los que presenten dificultades de carácter estructural, y proporcionando herramientas y apoyos para la mejora de la competitividad y el desarrollo de todos ellos.

Con esta entrevista inauguramos un apartado dentro de esta página web en la que periódicamente se recogerán las opiniones de las personas relevantes del sector agrario actual.

El diálogo mantenido con la Ministra Elena Espinosa fue el siguiente:

¿En una situación económica como la actual, qué representa el Sector Ganadero Español?

Es evidente que el sector ganadero supone una importantísima actividad, no solo desde el punto de vista económico sino también social y por supuesto, por lo que tiene de estratégico, al ser un gran productor de alimentos. La producción ganadera representa en valor casi el 35% de la producción final agraria, lo que equivale al 1,33 % del Producto Interior Bruto español.

Los principales sectores ganaderos proporcionan más de 600.000 empleos directos y una gran cantidad de empleos indirectos. Todas estas magnitudes pueden ser cuantificadas y ofrecidas en cifras, pero más allá de esos datos hay otras consideraciones no tan directamente tangibles. Nos referimos a que esa mano de obra se fija en el medio rural de forma que la propia actividad económica constituye en sí misma un foco de desarrollo, un motor para el mantenimiento de otras actividades y de la vida en el entorno rural. La actividad ganadera, junto con la agrícola son auténticos pilares sobre los que se construye la vertebración de los territorios. Pero además, esa actividad es diversa, no responde a un único modelo de producción ni a una única orientación productiva. Por tanto, contribuye a la diversidad y la complementariedad entre las distintas fases de producción y entre los siguientes estamentos de la actividad económica como la propia industria agroalimentaria, que a su vez y gracias a este primer pilar, supone otra reseñable fuente de empleo y de valor añadido.

Los dos últimos años han sido difíciles para la ganadería, no solo española, sino del entorno comunitario. Hemos asistido a un descenso importante de las producciones y de los censos, en lo que debemos considerar un proceso de reajuste que nos debe hacer comprender que la actividad agraria no es ajena a las situaciones de alta volatilidad de los mercados, consecuencia de la globalización de los mismos. En este nuevo contexto son muchos los factores que inciden en el comportamiento del mercado, y muchos de estos factores escapan a nuestro control.

De esta manera hemos constatado que 2009 ha sido un mal año para la Renta Agraria en España (-5,5%). Sin embargo, ha resultado aún peor en nuestro entorno: - 13,6% en el conjunto de la UE-15, -20% en Francia, - 20,3% en Italia y -21% en Alemania. También la tasa de desempleo agrario ha registrado índices negativos, si bien el número de afiliaciones a la seguridad social ha experimentado un incremento del 5,6 % respecto a 2008.

Es por ello que se debe prestar una especial atención al mantenimiento de todos los sectores ganaderos, atendiendo de forma específica a los que presenten dificultades de carácter estructural y proporcionando herramientas y apoyos para la mejora de la competitividad y el desarrollo de todos ellos.

¿Cuál es el papel que desempeña el Sector Ganadero de Raza Pura dentro de la Cabaña Nacional?

El sector de ganado de raza pura está constituido por aquellos ganaderos que se dedican a la explotación de animales selectos, encontrándose estos inscritos en los libros genealógicos gestionados por las asociaciones de ganaderos reconocidas por el MARM o por las CCAA. Si bien es cierto que el sector de las razas puras representa un porcentaje pequeño del total de la cabaña, hay que destacar la importancia que tiene en cuanto a su influencia para la mejora de una gran parte de las explotaciones españolas, gracias a la difusión de sus caracteres seleccionados y también en cuanto al desarrollo de programas sostenibles, alimentos de calidad y sistemas en regímenes extensivos, en los que se explotan una gran mayoría de nuestras razas autóctonas.

Podemos realizar una doble dirección de la importancia del sector de raza pura. Por una parte, la producción de animales en pureza de estar indisolublemente ligada al desarrollo de programas de mejora, siendo estos de dos tipos: de selección y de conservación. Los primeros buscan, fundamentalmente, mejorar los rendimientos de la raza en cuestión. Este aspecto, adquiere si cabe aún más relevancia en la actualidad, dada la mayor competencia y exigencia existente en los mercados de productos ganaderos. De esta manera, es conseguir la máxima la eficacia productiva, y uno de los caminos para alcanzarla es a través de la mejora de la base genética empleada en la producción pecuaria, base genética que está representada por los animales de raza pura.

Por otra parte, desde el punto de vista censal, estos animales selectos suponen, dentro de la cabaña ganadera nacional, el núcleo de animales de referencia, desde los cuales se difunde la ganancia genética alcanzada gracias a los programas existentes.

El otro tipo de programas de mejora existentes, son los programas de conservación, aplicados a aquellas razas autóctonas en peligro de extinción. En este caso y además de los aspectos de preservación de recursos, su desarrollo se basa en la triple importancia que juegan dichas razas, ya que son relevantes desde el punto de vista económico, ambiental y social.

Económicamente, las razas autóctonas son las encargadas de aprovechar recursos que difícilmente sería empleados por otro tipo de producciones; obteniéndose al mismo tiempo productos de calidad, que cada vez son más valorados por la sociedad y los mercados. Ambientalmente, se explotan en ecosistemas que han modelado y que sin ellas estarían abocados a la desaparición, como es el caso de la dehesa, lo que supondría una pérdida de biodiversidad inasumible. Finalmente, desde el punto de vista social, generan empleos que no son deslocalizables, fijando la población al medio; además se encuentran íntimamente relacionadas con el desarrollo de un gran número de tradiciones, que han configurado cultural y etnográficamente nuestro medio rural.

En definitiva, el sector ganadero de raza pura desempeña un papel principal dentro del panorama pecuario nacional, mejorando la respuesta a las condiciones cambiantes de los mercados y constituyéndose en una herramienta, de la que no podemos prescindir, si queremos garantizar la biodiversidad el desarrollo sostenible del medio rural español.

¿Ganadería y Biodiversidad son dos elementos compatibles?

España es uno de los países que mayor grado de diversidad genética mantiene, por lo que la ganadería y la biodiversidad en nuestro país no sólo son elementos compatibles sino que además, debido a las numerosas razas de todas las especies que posee, si se gestionan de forma adecuada, este sector es de vital importancia para el mantenimiento de la biodiversidad y el desarrollo sostenible del medio rural.

En general los sistemas tradicionales españoles de producción ganadera se ajustan a los programas de las políticas agroambientales de la Unión Europea en los que aspectos como la conservación de los recursos genéticos y la sostenibilidad son criterios fundamentales.

La riqueza racial en nuestro país es excepcional y destaca enormemente en Europa, sobre todo si tenemos en cuenta que no hemos sido un país con gran tradición en la formación de razas sintéticas, y por tanto la mayor parte de nuestras razas autóctonas son razas ambientales, adaptaciones locales a los variados ecosistemas con lo que se cuenta. En todas las especies la riqueza racial es importante y la mayor parte de estas razas están fuertemente ligadas a su contexto con lazos históricos y culturales.

En la conservación de estos recursos genéticos animales las iniciativas ministeriales han jugado un papel muy importante y además de los apoyos que desde hace años han existido, cabe destacar la puesta en marcha, a través del R.D. 2129/2008, del Programa nacional de conservación, mejora y fomento de razas ganaderas que tiene como principal objetivo la eficaz regulación y ordenación del patrimonio genético.

Para conseguir sus objetivos, este Programa cuenta con diferentes instrumentos como el Catálogo de Razas Ganaderas de España, el Sistema Nacional de Información y la Comisión Nacional de Coordinación. Asimismo las razas autóctonas son beneficiarias de ayudas destinadas al desarrollo de estructuras como los libros genealógicos y los programas de conservación y mejora, entre otros.

En definitiva, la necesidad de caracterizar y conservar los recursos genéticos animales se ha convertido en una prioridad para la Administración, sin olvidar que la conservación debe ir unida a su uso sostenible.

¿Los niveles de producción alcanzados por las Razas Puras Españolas hacen posible su exportación a países de la UE o países terceros? ¿Qué sería necesario mejorar para lograr la introducción de las Razas Puras Españolas en otros países?

En las últimas dos décadas, hemos sido testigos de un salto, tanto cuantitativo como cualitativo muy importante, en cuanto a la situación censal y productiva de nuestras razas puras, situación que tuvo su punto de partida ya al inicio de los setenta con la encomienda a las asociaciones de criadores por parte del ministerio de la gestión de los libros genealógicos y el desarrollo de los programas de mejora, con la colaboración de los centros de reproducción y selección animal.

Esta modificación conceptual, junto con el significativo incremento del apoyo económico por parte de las administraciones públicas, ha consolidado la ganadería de raza pura en España, en los diferentes subsectores.

Paralelamente, el nivel de nuestras razas, sus características, no sólo productivas, sino de rusticidad y capacidad de adaptación al medio y el desarrollo de los programas de mejora, junto con la importación de material genético de primera calidad, procedente de los países más avanzados en el ámbito de la ganadería selecta ha situado a muchas de nuestras razas en un primer escalón productivo, los que nos permite exportar, no sólo ya animales y genética, sino productos transformados, tanto cárnicos como lácteos y en fresco.

También conviene destacar que muchas de nuestras razas han contribuido a la formación de razas extranjeras. Recordar, en este sentido, el papel primordial del ganado Merino en la formación de muchas razas derivadas de este tronco en diversos países y continentes y también, la contribución de razas bovinas, como la Retinta o Rubia Gallega, y las exportaciones de material genético para cruzamientos con razas locales y criollas por su buena adaptación al medio.

Por otra parte, como herramientas esenciales para el fomento de las exportaciones, cabe destacar la aplicación informática CEXGAN, creada en este departamento para facilitar los trámites de exportaciones y el Real Decreto 2129/2008, que contempla que cada asociación tenga un programa de difusión de la mejora. La aprobación de dichos programas por parte de las autoridades competentes, conlleva el compromiso de las asociaciones a realizar una serie de actuaciones, entre las cuales figuran tener previstos unos planes de promoción y exportación.

Por tanto, la ganadería selecta ha conseguido competir y abrirse camino en los mercados exteriores. Igualmente, podemos decir que el ovino y el caprino de leche y de carne, tienen en los países del Magreb un mercado importante, y para el vacuno lechero, ya nos encontramos a un alto nivel y ha habido contactos a través del MARM para exportación de novillas, aunque el mayor peso en el comercio exterior son las dosis seminales de vacuno y ovino selecto a Hispanoamérica.

También hay que destacar la exportación de animales de raza de Lidia a países de Iberoamérica y fundamentalmente, de Pura Raza Española, presente en numerosos países de todos los continentes y con gran demanda internacional.

¿Es suficientemente conocido por el ciudadano español la riqueza del Patrimonio Genético de nuestras Razas de Ganado, tanto cualitativa como cuantitativamente, o se deben articular más y mejores medidas para dar a conocerlo? En caso afirmativo, ¿qué medidas serían?

Si bien el ciudadano es consciente del patrimonio genético de nuestro país, todavía queda trabajo por hacer para que tenga una mayor sensibilidad y conocimiento de estos temas.

Por ello, como primer paso, es importante la caracterización y ordenación de ese patrimonio. En este sentido, las actuaciones realizadas hasta la fecha por las Administraciones Públicas han permitido identificar las especies y razas ganaderas que forman parte de esa biodiversidad. Así, una herramienta esencial para conseguir este objetivo es el Real Decreto 2129/2008, que constituye la actualización de toda la normativa en materia zootécnica para las diversas razas ganaderas e incorpora los criterios zootécnicos de la Unión Europea y las líneas de actuación de la FAO.

El Programa nacional incorpora en el anexo I el Catálogo Oficial de Razas de Ganado de España con las razas ganaderas presentes en nuestro país que han sido reconocidas oficialmente, y su inclusión es fundamental para coordinar el apoyo público y la regulación para su conservación, fomento y mejora.

De acuerdo con lo establecido en el Programa nacional, se está trabajando en el desarrollo del Sistema Nacional de Información (ARCA), que es una aplicación informática con tecnología internet que incluye una base de datos informatizada con acceso público, que contiene datos propios de las razas.

Para apoyar estas actividades, el MARM concede subvenciones a las organizaciones de criadores oficialmente reconocidas para la gestión de los libros genealógicos, con especial priorización para las razas autóctonas y en peligro de extinción, destinadas a financiar entre otras líneas: estudios y estadísticas sobre los aspectos etnológicos, zootécnicos y productivos de las especies; la educación, formación y divulgación de conocimientos científicos en materia zootécnica; la organización de concursos, subastas, exposiciones nacionales e internaciones y ferias.

Asimismo entre las prioridades estratégicas del Plan que desarrolla el Programa nacional se encuentra la promoción y divulgación entre los consumidores de los productos de razas que estén incluidos en los sistemas de calidad diferenciada agroalimentaria, tales como las Indicaciones Geográficas y Denominaciones de Origen Protegidas. Especialidades Tradicionales Garantizadas, la ganadería ecológica, la producción ganadera integrada y el etiquetado facultativo en los diversos productos para trasladar al consumidor la información del sistema de producción, alimentación, raza y su trazabilidad.

Tradicionalmente y a lo largo de 2009 y 2010, el MARM ha participado con la instalación de stands institucionales en las ferias ganaderas, como el Salón Internacional de la Agricultura de París, Zafra, Feria de la Agricultura de Salamanca, o el Salón de Agricultura de Marruecos, y ha suscrito convenios con diferentes entidades para impulsar la promoción de nuestras razas.

También hay que destacar que en 2009 el Ministerio organizó el 60ª Congreso anual de la Asociación Europea de Producción Animal, que bajo el lema “Biodiversidad y Sistemas de Producción Animal Sostenible: aspectos ambientales, económicos y sociales” se celebró en Barcelona, asistiendo un número récord de participantes con más de 1.300 congresistas inscritos y más de 800 ponencias y comunicaciones científicas, centradas principalmente sobre aspectos de actualidad en Europa.

Desde el Ministerio se considera de gran importancia que todas las actuaciones cuenten con el aval de la sociedad en general, y por ello resulta fundamental el papel de las asociaciones en la divulgación de la ganadería y de las razas puras por su repercusión en la población y en el medio natural.

Actualmente, el 83 por ciento de las Razas Autóctonas Españolas, en sus diferentes especies, se encuentran en peligro de extinción. ¿Cuál es el motivo de haber llegado a esta situación tan drástica? ¿Desde las Administraciones Públicas se está haciendo lo suficiente para evitar la desaparición de muchas de estas razas, con la consiguiente desertización y empobrecimiento de sus zonas de producción?

Aclarar en primer lugar que no todas las razas catalogadas en España como “en peligro de extinción” se encuentran en la misma situación de riesgo, asumiendo en este sentido que aunque hay razas que necesitan medidas urgentes para evitar su desaparición, hay otras que se encuentran en franca recuperación.

El motivo, más bien los motivos, por los cuales hemos llegado a esta situación son muy variados, pero debemos destacar que, en general, el incremento de los costes de los principales “inputs”, ha repercutido claramente en el conjunto del sector agrario.

Todo esto afecta en mayor medida a las razas autóctonas, debido fundamentalmente a la menor productividad de estas razas que, en muchos casos, los principales índices productivos como velocidad de crecimiento, prolificidad, conformación de la canal y producción lechera son bastante menores, lo que se traduce en menor rentabilidad de las explotaciones. Por ello, se iniciaron muchos cruzamientos e importaciones de razas foráneas, dejando a un lado a nuestras razas autóctonas. Algunos productores, en aras de conseguir mayor renta, suelen cruzar las hembras con machos foráneos que aportan mejores parámetros de productividad y, en otros casos, tanto los machos como las hembras pertenecen a estas razas foráneas.

Este mayor coste que llevan estas explotaciones con animales autóctonos debería verse compensado por un mayor precio final del producto. Pero no es esta la realidad, más aún si cabe en la situación actual de crisis económica, en la que cualquier incremento en los precios repercute de forma inmediata en el consumo.

Las medidas que se están tomando desde las Administraciones públicas son razonables, aunque sin duda, susceptibles de ser mejoradas. En primer lugar, se conceden ayudas a las asociaciones que gestionan estas razas, en consonancia con los distintos programas de conservación, y ayudas directas para ganaderos, dentro del paquete de medidas agroambientales, con el fin de su mantenimiento “in situ”.

También se está trabajando en el desarrollo de sistemas de calidad diferenciada, para valorizar las producciones ganaderas españolas. Estas iniciativas, tienen en común que han apostado por valorizar precisamente el factor raza.

Por último, pero no menos importante para la preservación del material genético, es el desarrollo del Banco Nacional de germoplasma, donde se pretende conservar el material genético de todas las razas del patrimonio ganadero español.

En esta lucha deben estar implicados todos los actores de la sociedad, al ser un bien de interés general, y por supuesto, el Estado por su papel en la preservación de los recursos genéticos y evitar el deterioro de la biodiversidad, compromiso asumido en ya en la Cumbre de Río en 1992 y ratificado posteriormente en la Declaración de Interlaken (2007).

¿Valora el ciudadano el papel de nuestras Razas Autóctonas en el territorio español, criadas en regímenes tradicionalmente extensivos, generando riqueza a la sociedad en medios, a veces, muy hostiles, evitando el deterioro del medio rural, y contribuyendo al equilibrio de nuestros ecosistemas?

Actualmente el ciudadano español está plenamente concienciado de la importancia que desempeñan las razas autóctonas, en la conservación del medio natural, la biodiversidad y el desarrollo sostenible del medio ambiente, considerando este tipo de ganadería un instrumento idóneo para garantizar el futuro de muchas regiones agrícolas y ganaderas que necesitan optimizar sus medios de producción.

En este sentido puedo afirmar que parte de la población sí entiende y valora en toda su magnitud la importancia que tienen las razas autóctonas. En concreto , la población del medio rural, que se encuentra acostumbrada a convivir con estas razas, comprende perfectamente que son las únicas que se adaptan a las condiciones extremas de ciertas zonas, y que su explotación principalmente en regímenes extensivos garantiza la supervivencia de la población en estas zonas desfavorecidas.

Sin embargo, todavía nos queda camino por recorrer para concienciar al resto de la población, que a pesar de mostrar una gran preocupación por el bienestar animal y por el medioambiente, aún no es plenamente consciente del papel fundamental que tienen nuestras razas. En este sentido, se trabaja desde el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino fomentando las razas autóctonas y promocionándolas ante la opinión pública, con el objetivo de conseguir que gran parte de la población entienda que estas razas contribuyen a generar riqueza y permiten una producción sostenible con productos de calidad, y por tanto demanden su utilización, de modo que para los ganaderos sea una prioridad su explotación en regímenes extensivos y les permita competir en el mercado con otras razas no autóctonas.

Como ya se hace en otros países de la UE, ¿en España se debería vincular más estrechamente la producción de calidad a un sistema tradicional de producción y, sobre todo, al factor raza?

En los últimos años, este departamento ha trabajado en el desarrollo de sistemas de calidad diferenciada, para valorizar las producciones ganaderas españolas, diferenciarlas del resto de producciones, y fomentando sistemas de producción que permitan elaborar productos de calidad que puedan competir en el mercado.

A este respeto, este departamento ha publicado diversas normas como el Real Decreto 1645/2007, por el que se establecen las bases reguladoras para la concesión de las subvenciones destinadas a fomentar los productos agroalimentarios de calidad de origen animal y el Real Decreto 1724/2007, de 21 de diciembre, por el que se establecen las bases reguladoras de las subvenciones destinadas al fomento de sistemas de producción de razas ganaderas autóctonas en regímenes extensivos que contemplan diversas ayudas para explotaciones que reúnan determinados requisitos de extensividad y valores máximos de carga ganadera (factores de respeto medioambiental), de sanidad y protección animal (factores de bienestar animal) y que se basen en la cría de animales pertenecientes a razas autóctonas (factor de biodiversidad), la mayoría tradicionalmente explotadas en su medio natural, fomentando a la vez su utilización sostenible y la incorporación de aquellas a programas de calidad de las producciones.

En especial, esta norma alivia a las explotaciones de los menores ingresos que obtienen en comparación a otras que emplean razas foráneas más productivas, a la vez que coadyuva en los planes y programas de mejora de las razas propiamente españolas, contribuyendo a la mejora racial de la cabaña nacional, y anima a mejorar las condiciones de conservación del entorno físico y de la salubridad y bienestar del ganado.

Además de estas normas, se ha desarrollado legislativamente distintas figuras de calidad que han regulado el etiquetado facultativo de diferentes productos, como la guía publicada en 2009 sobre el etiquetado facultativo de la carne de cordero y cabrito.

Todas estas iniciativas, tienen en común que han apostato por valorizar precisamente el factor raza. Sin embargo, es cierto que las referencias de estos productos a la raza, hasta el momento son reducidas y se ha recurrido mas a otras menciones, como el manejo en régimen extensivo o a la alimentación.

En consecuencia este Ministerio considera que vincular la producción de calidad a la raza es importante, sobre todo para razas autóctonas, menos productivas y que se suelen explotar de un modo más tradicional.














Cursos On Line

Se VENDE


Preguntas y Respuestas
Foro sobre Bovino
Derechos, Cuota láctea, Vacas, Terneros, etc.

Bovine forum

Sectores
Bovino
Porcino
Ovino
Avicultura
Caprino
Equino
Conejo
Caracol
Servicios
Cursos
Empresas
Compraventa
Noticias
Foro ganadero
Ferias y congresos
Precios ganadería
Colaboraciones
Publicar artículo
Canales
Agricultura
infoagro.com
Ganadería
infocarne.com
Alimentación
infoalimentacion.com

 

PORTADAContactoPublicidad
© Copyright Infoagro Systems, S.L.