Añadir a favoritos | Recomendar |
PORTADABUSCADOREmpresasCursosNoticiasEmpleoPrecios ganaderosForoCompraventa
   
Bovino
Porcino
Ovino
Aves
Caprino
Conejo
Caracol
Equino
¿Dónde estoy?   Portada   AVICULTURA   Probióticos en nutricion...


Probióticos en nutrición animal



Enviar documento por email
Tu nombre
E-Mail destino
¿Comentario?

Corregir / Ampliar
Describa el error o sugerencia de mejora:

1. INTRODUCCIÓN
2. IMPORTANCIA DE LA REGULACION DE LA FLORA INTESTINAL MEDIANTE EL EMPLEO DE ADITIVOS BIOLOGICOS
3. FUNCIONES Y EQUILIBRIO DE LA FLORA INTESTINAL
4. EL DESEQUILIBRIO MICROBIANO INTESTINAL
5. ADITIVOS BIOLOGICOS Y CARACTERISTICAS EXIGIBLES

 

1. INTRODUCCIÓN

El conocimiento de los efectos benéficos de algunas de las bacterias de la flora intestinal se inicia a principios de siglo con los trabajos de Metchnikoff. Desde entonces, y a lo largo de estos casi 100 años de estudio, autores muy diversos se han esforzado en conocer las distintas funciones de los microorganismos que pueblan el tracto digestivo. A pesar de ello, algunas de sus acciones no están bien precisadas. Por otra parte, una vez comprobado que algunas bacterias intestinales, adicionadas al pienso o al agua de bebida, determinaban una respuesta favorable en producción animal, se intentó enmarcarlas en un grupo específico. Sin embargo, la propia heterogeneidad de los microorganismos experimentados no facilitó este propósito. De igual forma, no se ha resuelto una denominación técnica específica que permitiera su diferenciación de otros aditivos o sustancias no biológicas, considerados con efectos estimulantes de la producción animal. Así, en 1974, surgió el término probiótico, en oposición al de antibiótico. La idea, que en su etimología parecía adecuada, no era, sin embargo, totalmente correcta. Probióticos son todas las sustancias de carácter nutritivo, por ejemplo, y no sólo determinados microorganismos. Incluso los antibióticos gozan de esa duplicidad antagónica de acción probiótica y antibiótica, según la especie animal. El concepto de aditivo biológico no parece tampoco reflejar con exactitud cuanto de específico y diferencial tiene este grupo de microorganismos, cuyos efectos enzimáticos son muy distintos de los que corresponden a su acción antagónica microbiana.

2. IMPORTANCIA DE LA REGULACION DE LA FLORA INTESTINAL MEDIANTE EL EMPLEO DE ADITIVOS BIOLOGICOS

Hasta el momento de nacer, el aparato digestivo del feto (mamíferos) o del embrión (aves) es estéril. La colonización microbiana, sin embargo, es extremadamente precoz y rápida alcanzando cifras próximas a los 1010 microorganismos por gramo de heces a partir de las 48 horas del nacimiento. Un 20% de esta biomasa microbiana permanece sin identificar, y aun cuando las bacterias están representadas fundamentalmente por enterobacterias y anaerobios (facultativos y estrictos) las variaciones entre las especies animales son muy amplias. Así, por ejemplo, el intestino de los gazapos carece de lactobacilos en las primeras semanas de edad.

En todo caso, cualquiera que sea el animal, la luz intestinal va a colonizarse por la flora ambiental y la de la propia madre. Antes de los 7 días de vida se puede considerar que la colonización y el estándar microbiano intestinal quedan plenamente establecidos y diferenciados.

3. FUNCIONES Y EQUILIBRIO DE LA FLORA INTESTINAL

La mayor parte de los autores aceptan que la flora intestinal influye directa e indirectamente en el estado de salud del hombre y los animales a través de las siguientes funciones:

- Producción de vitaminas y ácidos grasos de cadena corta

- Degradación de sustancias alimenticias no digeridas

- Integridad del epitelio intestinal

- Estimulo de la respuesta inmunitaria

- Protección frente a microorganismos enteropatógenos

La estabilidad de la flora microbiana intestinal es imprescindible para que estas funciones puedan desarrollarse. Y, sin embargo, el tracto digestivo no es un sistema biológico cerrado. Diariamente, con el alimento se vehículan y afluyen a la luz gastrointestinal gérmenes y sustancias diversas no habituales, que resultan normalmente inofensivos debido a los múltiples mecanismos de defensa que las bacterias ponen en juego.

4. EL DESEQUILIBRIO MICROBIANO INTESTINAL

En determinados momentos de la vida del animal factores exógenos diversos (cambios de alimentación, infecciones y parasitismos, tratamientos con antibióticos etc.) provocan la ruptura del equilibrio intestinal y todo el sistema digestivo se ve afectado en mayor o menor grado. El primer síntoma de esta ruptura es la diarrea, expresión de la debilidad de las defensas intestinales que posibilita a los gérmenes patógenos implantarse, adherirse y proliferar en las células epiteliales del intestino. La diarrea no sólo supone un déficit en la absorción del agua sino también de numerosas sustancias nutritivas. De la gravedad de la deshidratación y del desequilibrio electrolítico consiguiente dependerá, incluso, la vida del animal. Junto a estas alteraciones en el "estado hídrico", y una vez provocado el cambio cuanti-cualitivo bacteriano intestinal, nuevos agentes infecciosos pueden asentar en otros tejidos del organismo.

Supuesto que los factores determinantes de la ruptura del equilibrio de la flora intestinal son múltiples, y la prevención de este desequilibrio en producción animal adquiere un gran significado económico, es fácil comprender las razones por las cuales han sido numerosas las investigaciones dirigidas a la obtención de productos químicos o biológicos, capaces de evitar o prevenir las alteraciones en el ecosistema digestivo. Fruto de estas investigaciones ha sido el descubrimiento de microorganismos específicos que, administrados regularmente, son capaces de mantener la normalidad de la flora intestinal de los animales.

5. ADITIVOS BIOLOGICOS Y CARACTERISTICAS EXIGIBLES

Durante algunos años, se ha venido recomendando que los microorganismos susceptibles de emplearse como aditivos fueran especies o cepas vivas de microorganismos capaces de adherirse a las células epiteliales y multiplicarse seguidamente. Sin embargo, las cepas de otras bacterias, como el Bacillus cereus, a pesar de no adherirse al epitelio intestinal se ha mostrado plenamente eficaces como bio-reguladores. Su acción, por tanto, no depende de su capacidad de adherencia, sino de su capacidad de colonización.

 

Esta distinta capacidad de adherencia de los gérmenes utilizables como bio-aditivos nos lleva a comprender que su administración a los animales varíe de unos microorganismos a otros. Así, aquellos que se adhieren a las células epiteliales pueden administrarse a intervalos de 3-4 días. Aquellos otros que no se adhieren, han de administrarse de forma continuada, como ocurre, por ejemplo, con las levaduras: no son huéspedes habituales de la flora microbiana digestiva de los monogástricos y así el Saccharomyces cerevisiae circula a lo largo de todo el tracto digestivo bajo una forma viva y activa sin adherirse a las paredes del tracto digestivo.

El metabolismo de la levadura situada en condiciones anaerobias (sin oxígeno), aprovecha al animal y a su flora poniendo a su disposición enzimas, vitamina B, aminoácidos, minerales, iones metálicos y otros cofactores importantes.

A modo de resumen puede decirse que estos productos biológicos han de reunir las siguientes características:

- Alta concentración de microorganismos viables.

- Estabilidad en condiciones ambientales normales por un período no inferior a 30 días.

- Capacidad de las cepas para colonizar el tracto digestivo.

- Influir de modo favorable sobre la flora intestinal y el estado de salud de los animales (efecto sanitario).

- Mejorar los índices de producción (efecto zootécnico). 


 



Cursos On Line



Novedades y ofertas
Suscríbase gratuitamente






Sectores
Bovino
Porcino
Ovino
Avicultura
Caprino
Equino
Conejo
Caracol
 
Servicios
Cursos
Empresas
Compraventa
Noticias
Foro ganadero
El tiempo
Ferias y congresos
Precios ganadería
 
Colaboraciones
Publique en Infocarne
 
Canales
Agricultura infoagro.com
Ganadería infocarne.com
Alimentación infoalimentacion.com
ContactoPrensaPublicidadPrivacidadTrabajar con nosotros
© Copyright Infoagro Systems, S.L.